Otorgan libertad condicional al delincuente Andrés Felipe Arias en EU

Por: Camilo Raigozo


Un juez en Estados Unidos otorgó libertad condicional al delincuente colombiano Andrés Felipe Arias, alias “uribito”, quien se encuentra prófugo de la justicia colombiana en el país del norte.

El pasado 17 de noviembre la defensa del bandido logró que le fuera aprobado el pago de una fianza de 100.000 dólares a cambio de la libertad, con el argumento de que la extradición a Colombia no está legalmente vigente, ni hay nada que la reglamente.

El juez John O. Sullivan desoyó los argumentos del fiscal Robert J. Emery, quién argumentó que más de 1.800 colombianos han sido extraditados con base en acuerdos entre los dos gobiernos, avalados por los presidentes de turno y por la Corte Suprema de Colombia.

Sin el mínimo asomo de vergüenza, alias “uribito”, dijo al salir de la cárcel que “Más gente se está dando cuenta de que soy inocente. Colombia necesita una gran reforma de la justicia. Ahora este es mi país”, según registró la prensa.

Con igual cinismo se expresó su mentor, Álvaro Uribe, vía Twitter: "Les quiero decir que confíen en Arias, él es un hombre correcto", dijo sin el menor rubor el presunto paramilitar.

Arias tendrá que portar una manilla electrónica de ubicación y permanecer siempre en su casa entre las 9:30 de la noche y las 6:30 de la mañana todos los días. Tampoco podrá salir del estado de la Florida.

Al quedar suspendida la audiencia prevista para enero próximo en la que se iba a definir la extradición de alias “uribito”, este tendrá que esperar la decisión que tome el juez Sullivan, de si lo extradita o no.

En este último caso el delincuente quedará definitivamente en libertad y podrá continuar el proceso de “asilo” en Estados Unidos, con la coartada uribista de que es un perseguido político. De lograrlo la justicia colombiana quedará burlada y todas sus fechorías quedarán en la impunidad.



El facineroso de cuello blanco había sido capturado en Miami, Estados Unidos, el pasado 24 de agosto, en cumplimiento de una solicitud de extradición hecha por autoridades judiciales colombianas.

Arias huyó de la justicia colombiana tras la orden de captura en su contra proferida por la Corte Suprema de Justicia en 2014, quien lo condenó a 17 años y cinco meses de cárcel por haberlo encontrado culpable de los delitos de peculado por apropiación a favor de terceros y celebración de contratos por fuera de la ley.

Los actos delictivos fueron cometidos por Arias cuando ejercía el cargo de ministro de Agricultura nombrado por su cómplice Álvaro Uribe, cuyo gobierno es calificado como un gobierno de delincuentes.

La alta corte encontró que desde la cúpula del Ministerio de Agricultura, Arias había delinquido haciendo una repartija de miles de millones de pesos de los colombianos entre familias ricas que habían aportado dinero a las campañas políticas tanto de Uribe como del propio Arias.

Para sus fines perversos Uribe y Arias crearon la coartada Agro Robo Seguro, mal llamada programa Agro Ingreso Seguro, mediante el cual defraudaron al Estado en cerca de 300 mil millones de pesos.

La jugada fue presentada al país con la fachada de ayuda a pequeños y medianos campesinos, pero en realidad la repartija de los dineros públicos benefició a familias ricas, acaudalados empresarios, narcoterratenientes y actrices de televisión.