Andrés Felipe Arias, alias “uribito”, no pudo burlar a la justicia estadounidense

Por: Camilo Raigozo


El pasado 24 de agosto la justicia de Estados Unidos atrapó al delincuente colombiano Andrés Felipe Arias, alias “uribito”, en Miami y lo puso tras las rejas ante el pedido de extradición de la Corte Suprema de Justicia de Colombia.

Arias había huido del país en junio de 2014 tras enterarse de que esta corporación lo había condenado a 17 años y cinco meses de cárcel al haberlo hallado culpable de los delitos de peculado por apropiación a favor de terceros y celebración de contratos por fuera de la ley cuando se desempeñaba como ministro de Agricultura.

El malhechor de cuello blanco estaba seguro de poder burlar al sistema de justicia estadounidense bajo la coartada de declarase “perseguido político”, cuando en realidad es un delincuente ordinario, que con la complicidad del entonces presidente Álvaro Uribe, defraudó al erario público colombiano en cerca de 300 mil millones de pesos.

Luego de su captura el miércoles pasado, el “uribista pura sangre” solicitó a las autoridades judiciales de Miami el pago de una fianza “mientras definía su situación jurídica y su condición migratoria en el país del norte”.

Sin embargo esta nueva coartada también le salió mal al prófugo, pues la magistrada de la Corte del Distrito Sur de Florida, Alicia M. Otazo-Reyes, le negó la posibilidad del pago de la fianza.

Los argumentos de la magistrada fueron contundentes: Si el peligroso sujeto se le escapó a la justicia colombiana, lo más probable es que haga lo mismo con la justicia de Estados Unidos y también se escape quien sabe a dónde.

El delincuente Andrés Felipe Arias, alias "uribito" y su mentor y cómplice Álvaro Uribe.

“Arias ha demostrado que tiene facilidad de movimiento y acceso a recursos financieros para huir. Por lo tanto, otra fuga de los Estados Unidos a otro país, o hacia un lugar desconocido de los Estados Unidos, es una asunción razonable para negar la fianza”, dice el documento de negativa a la petición del bandido.

Con este revés Arias seguirá encarcelado al menos por otros meses mientras termina el proceso de extradición, con el agravante de que allá es muy poco el poder que tienen sus secuaces Álvaro Uribe y Alejandro Ordoñez para presionar a los jueces para que lo dejen en libertad, para que le otorguen impunidad a sus delitos.

Uribe y Arias crearon la coartada Agro Robo Seguro, mal llamado programa Agro Ingreso Seguro, mediante el cual defraudaron al Estado por más de 300 mil millones de pesos.

La coartada fue presentada al país con la fachada de ayuda a pequeños y medianos campesinos, pero en realidad la repartija de los dineros públicos benefició a prestantes familias, acaudalados empresarios y hasta una actriz de telenovelas.

Lea también: