lunes, junio 18, 2007

Ejemplos ejemplares
Por Nuria Barbosa León. Periodista cubana. Especial para Notimundo

Dos ejemplos traemos a colación para visualizar las diferencias entre modelos sociales diametralmente opuestos. El primer ejemplo es de Perú, donde el Ministerio de Salud informó que al menos 52 niños murieron a consecuencia del intenso frío que afectó a siete regiones de la sierra sur del país andino, en los últimos meses. Los niños fallecieron a causa de neumonía y la mayoría no pudo llegar a tiempo a los centros sanitarios de las localidades ubicadas a más de tres mil metros de altura. Más información.
Lea también:

1 comentario:

  1. http://qrramba.blogspot.com/
    Una maestra en Barranquilla, explica en clase que ella es Uribista, y entonces pide que levanten la mano todo el que también sea seguidor del Uribismo.

    Todos en clase, levantan la mano diciéndose Uribistas, excepto una niña que estaba sentada al fondo del salón.
    La maestra la miró con sorpresa y preguntó:
    Ashly Patricia, ¿porqué no levantaste la mano?!
    Porque yo no soy Uribista, señorita
    La maestra, extrañada, preguntó de nuevo:
    Caramba, y si no eres Uribista, entonces ¿con quién simpatizas?
    Con los Petristas del Polo, respondió orgullosa la niña
    La maestra, cuyos oídos no podían dar crédito a algo así, exclamó:
    Ashly Patricia, hija mía? ¿No ves que esos se quedaron en el Socialismo del siglo 20? ¿Que pecado cometiste para ser petrista del Polo?!
    La niña, muy tranquila, respondió: Mi madre es petrista del Polo,
    Mi padre es petrista del Polo, y mi hermano también es petrista del Polo.
    Por eso yo también soy petrista del Polo!! Remató orgullosa y convencida la pequeña .
    Bueno, replicó irritada la maestra, pero eso no es motivo para ser petrista del Polo.
    Tú no tenes por qué ser lo que son tus padres... por ejemplo:
    Si tu madre fuera prostituta y drogadicta.
    Tu padre Paramilitar y corrupto, y tu hermano mentiroso, alcohólico y traficante, entonces tu que serías?
    Seguramente Uribista, señorita.

    ResponderEliminar