Siria denuncia ante ONU ‘crímenes de guerra’ de EEUU en Al-Raqa

Por: Hispantv
24/08/2017

La Cancillería de Siria denunció ante la ONU los ‘crímenes de guerra’ cometidos por la coalición anti-EIIL contra civiles en Al-Raqa, en el norte del país árabe.

“Los aviones de combate de la coalición, liderada por Estados Unidos, añadieron un nuevo crimen a sus antecedentes penales, al bombardear los barrios residenciales en Al-Raqa el 22 de agosto, matando a civiles y destruyendo infraestructuras”, se lee en las dos cartas que envío el miércoles el Ministerio de Exteriores de Siria al secretario general de la ONU y al presidente del Consejo de Seguridad.

Siria, conforme las misivas, considera que los ataques de la coalición que alega luchar contra el grupo terrorista EIIL (Daesh en árabe) constituyen una violación flagrante de las disposiciones de la Carta de la ONU, las normas del derecho internacional, el derecho internacional humanitario y los instrumentos de derechos humanos.

La Cancillería siria hizo referencia al “uso de bombas con fósforo blanco” en los bombardeos de Al-Raqa y el elevado número de civiles muertos en los ataques de Washington y sus aliados.

Concretamente en su carta dirigida al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), Siria pide a este órgano que aplique sus resoluciones sobre la lucha contra el terrorismo, especialmente, la resolución 2253, e impida de inmediato nuevos delitos contra civiles inocentes en Siria.

Ambas cartas fueron escritas un día después de que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) reportara que, desde el comienzo de la semana pasada, más de 170 civiles, sobre todo, mujeres y niños, murieron en los ataques aéreos estadounidenses en Al-Raqa.

Ayer miércoles Amnistía Internacional (AI) publicó un informe confirmando que las operaciones de EE.UU. en Al-Raqa ponen en peligro a los civiles.

Cabe mencionar que el Gobierno de Damasco no ha autorizado hasta el momento ninguna de las operaciones militares que la referida coalición está llevando a cabo en el país árabe desde septiembre de 2014. Tales operaciones tampoco recibieron la venia de la ONU.