El encuentro de Uribe y Pastrana con Trump fue conspirativo contra Venezuela y el proceso de paz

Por: Camilo Raigozo
24/04/2017

Donald Trump, presidente de EU y los conspi
radores Andrés Pastrana y Álvaro Uribe. Foto:
 El Tiempo.
Los últimos acontecimientos ocurridos en Venezuela, donde la oligarquía desató una ola de acciones violentas y criminales planificadas, para desestabilizar al gobierno del presidente Maduro e intentar un golpe de Estado, estarían relacionados con la reunión de Trump, Uribe y Pastrana, el pasado 15 de abril.

De dicha reunión se tuvo noticia gracias a un tuit emitido por Pastrana el viernes 15 de abril en el cual afirmó: “Gracias a @POTUS @realDonaldTrump por la cordial y muy franca conversación sobre problemas y perspectivas de Colombia y la región”.

Por su parte Uribe a través de sus voceros, señaló que el encuentro con el presidente Trump había sido una “invitación de terceros”. Es decir no negó la reunión pero se ha abstenido de informar que temas se trataron en ella.

El diario El Tiempo informó ese mismo día en su página web, que fuentes le habían confirmado que el encuentro de más de media hora se dio en la propiedad vacacional del presidente estadounidense, Mar-a-Lago, en Florida, Estados Unidos.

Los siniestros personajes Marco Rubio y Álvaro
Uribe. Al fondo Jaime Amin. Foto: Internet.
Así mismo varios medios internacionales coincidieron en que el encuentro tuvo como intermediario al siniestro senador cubano-americano de la ultra derecha del Partido Republicano Marco Rubio, conocido enemigo de las democracias populares de Latinoamérica y ficha importante de Uribe en el país del norte.

Los sucesos posteriores muestran que el trino de Pastrana pudo haber sido una torpeza de este al delatar públicamente lo que se debía mantener reservado para no generarle problemas a Trump por saltarse las vías diplomáticas oficiales entre Estados Unidos y Colombia, y porque quedaría en evidencia ante el mundo la conspiración contra la democracia venezolana y el proceso de paz en Colombia.

La reunión deja a Uribe y a Pastrana inmersos en los delitos relacionados con traición a la patria, contemplados en el código penal colombiano. Es decir los dos personajes habrían actuado de manera delincuencial y es deber de la justicia abrirles investigación.

Bandas terroristas agreden a agentes de la Guardia
Nacional Bolivariana. Foto: Sputniknews.
Los hechos violentos perpetrados por la oligarquía venezolana, llamada “oposición”, potencializados días antes y posteriores del encuentro de Trump, Uribe y Pastrana, tienen como objetivo crear las condiciones para dar un golpe de estado y facilitar la intervención abierta de Estados Unidos.

Sin embargo uno de los problemas de los golpistas era como poner al tanto de los planes a Trump, para que desempeñe el papel correspondiente y el golpe y la intervención tengan éxito. Es ahí donde intervienen los dos sátrapas colombianos Pastrana y Uribe, reconocidos cómplices de la oligarquía venezolana y enemigos del gobierno bolivariano.

Acciones terroristas de la "oposición venezolana
Foto: Telesur.
Se desprende que el encuentro con Trump no fue casual, como argumentan, sino planificado, con la intervención del senador Marco Rubio quien habría servido de enlace entre Trump y los dos conspiradores colombianos para facilitar el encuentro, el cuál no podía ser en La Casa Blanca, ni oficial, para no generar malestar diplomático con Colombia y para no dejar huella de la conspiración contra Venezuela. El encuentro tenía que ser casi clandestino, al estilo gansteril.

La cadena de desinformación CNN fue la primera en salir a decir que de acuerdo a sus “investigaciones” la reunión entre los tres conspiradores no existió y que solo fue un “hola”. Luego continuaron en la misma estrategia todos los otros medios más influyentes del continente.

El pasado viernes el Miami Herald informó que “entre los expresidentes colombianos y Trump no hubo nada más allá que un ‘rápido saludo’”, citando a la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

Michel Temer y Juan Manuel Santos, presidentes de
Brasil y Colombia, respectivamente, apoyan el derro
camiento del presidente Nicolás Maduro. Foto Internet.
Otros presidentes cómplices del golpe

Varios presidentes de la región salieron a apoyar implícitamente el pretendido golpe inmiscuyéndose en los asuntos internos de Venezuela agravando más la situación del vecino país.

El presidente ilegítimo de Brasil, Michel Temer, quien llegó al poder por medio de un golpe blando contra Dilma Rousseff, manifestó que “mi gobierno mantiene una ‘preocupación profunda’ y espera que ‘muy próximamente haya una solución pacificadora con elecciones libres y la aplicación plena de los principios democráticos".

Por su parte el presidente de Colombia Juan Manuel Santos decidió inmiscuirse irrespetuosamente en los asuntos internos de Venezuela, echando más gasolina al fuego para legitimar el golpe en ciernes, al manifestar en su cuenta de Twitter que “Hace 6 años se lo advertí a Chávez: la revolución bolivariana fracasó”. Esa actitud grosera deterioró gravemente la relación entre los dos países.

La complicidad de Uribe con el terrorismo golpista
venezolano es de vieja data. Aquí con el terrorista
Leopoldo López. Foto Interent.
Otros gobiernos de la región, serviles de Washington, que han hecho coro contra el gobierno de Maduro son, el presidente de Perú, Pablo Kuczynski; Argentina, Mauricio Macri; Paraguay, Horacio Cartes y desde luego, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, entre otros traidores de América.

Al cierre de esta nota, según medios venezolanos, la arremetida violenta de la derecha golpista había arrojado desde el pasado 4 de abril, un saldo de al menos 21 personas asesinadas por la llamada “oposición” y más de 260 millones de Bolívares de pérdidas por destrozos contra infraestructuras estatales.

Al menos 21 personas han perdido la vida a manos
de las acciones violentas de la oligarquía. Foto: Telesur.
Las hordas criminales trataron de quemar un hospital maternoinfantil con al menos 54 infantes en su interior, para culpar al gobierno de Maduro. Algo demencial. Sin embargo la gran prensa del continente ha callado o minimizado estos actos atroces, mientras se dedica a tergiversar o a mentir sobre los hechos, para desprestigiar al gobierno y allanar el camino para el golpe de Estado.

El pasado 19 de abril el presunto conspirador Álvaro
Uribe encabezó un mitin frente a la embajada de Ve
nezuela en Bogotá en la que lo acompañaron sus 
escoltas y unos 40 seguidores. Foto: Internet
Un día después de la reunión con Trump Uribe envió una carta abierta al congreso de los Estados Unidos en la que arremete contra los diálogos de paz y contra el gobierno de Maduro.

Uribe señaló en su misiva, entre otras falacias, que Chávez y Maduro han sido partidarios del terrorismo en Colombia y que han protegido a las Farc y al ELN. Igualmente, afirmó que Venezuela debe sacar al presidente Maduro del poder y adoptar el estado de derecho.

Volviendo al encuentro de los tres siniestros personajes en La Florida, conociendo la ferocidad de Uribe y Pastrana contra el chavismo y contra el proceso de paz con las Farc, sin duda estos fueron los temas sobre los que hablaron.

Según medios internacionales más de tres millones
y medio de venezolanos salieron a las calles a apoyar
al gobierno. Foto:Medios Aliados.
Pastrana lo dijo abiertamente en su tuit: “Gracias a @POTUS @realDonaldTrump por la cordial y muy franca conversación sobre problemas y perspectivas de Colombia y la región”. El trino de Pastrana, a demás de sincero y torpe, pudo haber sido un mensaje velado a sus secuaces de la oligarquía venezolana. Algo así como: -Listo, ya hablamos con el amo y apoya los planes, sigan adelante.

Sobre el proceso de paz en Colombia no es difícil concluir lo que los dos presuntos traidores a la patria le pidieron a Trump. Con el tiempo se sabrá si el mandatario estadounidense apoya o no los siniestros planes uribo-pastranistas contra el anhelo de paz de la gran mayoría de los colombianos.