viernes, julio 06, 2007

Cinismo e indolencia

Estas audiencias se han convertido en una tribuna para que los criminales humillen e intimiden a las víctimas. Por eso dirigí un derecho de petición al Fiscal General solicitándole que por su intermedio se prohíban las demostraciones de personas desmovilizadas ante los tribunales, y que los fiscales impidan que las versiones libres se transformen en actos de legitimación de la acción criminal.
La noticia de estos hechos ha pasado casi desapercibida. El desdén colectivo es comprensible. Los gobernadores del Valle o de Antioquia nunca han propuesto citar una marcha de rechazo a la desaparición forzada, o contra las masacres realizadas por los paramilitares y militares. Los empresarios jamás han considerado convocar una manifestación para repudiar el desplazamiento forzado. La conferencia episcopal de la Iglesia Católica nunca ha llamado a protestar contra los falsos positivos que son en realidad ejecuciones extrajudiciales perpetradas por el Ejército.
Más información.
Lea también: