miércoles, junio 27, 2007

Responsabilizan al Ejército por muerte de un ecuatoriano y tres colombianos
Periodistas del vecino país que investigaban los crímenes en la frontera fueron retenidos durante varias horas por las tropas colombianas y obligados a borrar sus grabaciones
Por Camilo Raigozo

Los hechos ocurrieron el pasado 21 de junio en la frontera entre los dos países, cuando el Ejército de Colombia reportó que en enfrentamientos con la insurgencia de las Farc, había dado muerte a cuatro ‘bandidos’ de esta guerrilla y dejado a varios subversivos heridos.

Sin embargo, después se conoció que las personas asesinadas no eran guerrilleros sino campesinos de la zona, entre los que se encontraba José Marcos Quesada de nacionalidad ecuatoriana, quién residía en el lado de Ecuador, pero laboraba a este lado de la frontera, en territorio colombiano, según lo relató a la emisora La W, el periodista Freddy Barros del canal de televisión ecuatoriano Ecuavisa.

El periodista afirmó a ese medio radial que uno de los heridos que logró sobrevivir al ataque del Ejército colombiano se encontraba en su país y le había dado testimonio de los hechos a varios comunicadores.

Según medios de comunicación de los dos países, los familiares de Quesada acusan directamente al Ejército colombiano de haber perpetrado el múltiple crimen y afirman junto con otros testigos que las víctimas se encontraban sembrando maíz cuando fueron abaleados por las tropas.

Cuando el periodista Freddy Barros se encontraba en la zona investigando los hechos junto con otros comunicadores del canal Ecuavisa, fueron retenidos por las tropas del Ejército colombiano y luego trasladados hasta Puerto Asís (Putumayo), donde los hicieron permanecer bajo órdenes castrenses por más de 10 horas.

El periodista explicó a varios medios que los militares los fotografiaron, les tomaron las huellas dactilares y los acusaron de ser servidores de las Farc para desprestigiar al Ejército colombiano.


También –dijo Barros- fueron obligados a borrar el material grabado, que era parte de la investigación periodística que realizaban sobre la muerte del campesino ecuatoriano José Marcos Quesada y de las otras tres personas de nacionalidad colombiana.

Lea también: