martes, abril 24, 2007

Judy Astrid Vergara Correa, otra más que "no supo cuidarse" y fue asesinada
Por Camilo Raigozo/Juan Cendales

En una intervención de defensa frente a las acusaciones en su contra por vínculos suyos y de algunos de sus familiares con el narcoparamilitarismo, el presidente Álvaro Uribe Vélez afirmó que “tengo pruebas de inteligencia militar y de Policía de personas que dicen: ‘ya nos tiramos el Tratado en Estados Unidos (...), las coincidencias es que muchos de los críticos que han ido allá, son adversarios aquí del TLC (...), son congresistas (...) pregúntenle al doctor Peñate (...), es que proceden muy evidentemente, no se cuidan tanto como creen cuidarse”.

Judy Astrid Vergara Correa, de 32 años, recibió varios disparos de un paramilitar dentro de un bus cuando este transitaba por el barrio San Germán en el Occidente de Medellín en la mañana del lunes 23 de abril anterior. Vergara Correa era líder social del Polo Democrático Alternativo y presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio El Pesebre de la golpeada Comuna 13, desde el año 2002. También formaba parte de la Corporación para la Paz y el Desarrollo Social, Corpardes.

Según Corpades, la líder social había recibido amenazas de parte de paramilitares del bloque ‘Heroes de Granada’ desde el año 2005, cuando la retuvieron y al liberarla los criminales enviaron con ella un mensaje dirigido al director de la ONG, Luis Fernando Quijano, de que lo iban a matar y que Corpardes debía irse de Medellín.

En declaraciones que Quijano dio a otros medios de comunicación, este crimen se trató de un asesinato político pues los grupos paramilitares querían la presidencia de esa junta de acción comunal.

Judy Astrid Vergara Correa era madre cabeza de familia, y dejó cuatro hijos de 16, 13, 11 y 7 años. El Polo Democrático Alternativo rechazó el vil asesinato de Judy y le exigió a los gobiernos departamental y nacional, esclarecer el hecho.

La Comuna 13 de Medellín, afligida por la exclusión social y la miseria de sus habitantes, fue arrasada a sangre y fuego en la ‘Operación Orion’ desplegada sobre esa zona en el año 2002 donde actuaron aliados las tropas de la Cuarta Brigada comandada por el general Mario Montoya, la Policía, La Fiscalía y paramilitares de ‘Don Berna’. Desde entonces, estos últimos quedaron posesionados en la Comuna.

“(...) no se cuidan tanto como creen cuidarse (...)”

Esta frase bien podría ser de Al capone, refiriéndose a algunos de sus enemigos en la turbulencia de las guerras mafiosas de los años veinte en los Estados Unidos. También pudo haberla dicho Pinochet, o Somoza, o cualquiera de los dictadores argentinos burlándose de las decenas de miles de muertos, torturados o desaparecidos de sus satrapías.

Sin ir muy lejos, podría ser una frase pronunciada por cualquiera de los jefes paramilitares Mancuso, ‘Don Berna, ‘Macaco, en fin, cualquiera. “No se cuidaron como deberían y terminaron bajo las motosierras o las balas de nuestros ‘heroes’”.

No se cuidaron como deberían cuidarse los miles de muertos de la Unión patriótica. Ni los miles de sindicalistas asesinados. O la larga lista de indígenas, campesinos, profesores, estudiantes y tantos otros asesinados por el terrorismo de estado en Colombia.

“No se cuidan tanto como deberían cuidarse”, no fue una burla o amenaza de Al Capone, Pinochet, Somoza, ‘Mancuso’ o ‘Macaco’. No. Fue del presidente Uribe refiriéndose a sus opositores del Polo Democrático Alternativo.

Que la haya dicho en razón a que sus conversaciones son interceptadas, ilegal y arbitrariamente, es lo de menos. El problema es que en Colombia desde hace varias décadas, los opositores que 'no saben cuidarse' han terminado asesinados, torturados o desaparecidos. Judy Astrid Vergara Correa, solo es otra más que "no supo cuidarse" y fue asesinada.
Lea también: